DOLO, VIOLENCIA, INTIMIDACIÓN Y ERROR EN LOS CONTRATOS CIVILES

martes, 13 de junio de 2017

DOLO

Se considera que hay dolo cuando con palabras o maquinaciones insidiosas de parte de uno de los contratantes, es inducido el otro a celebrar un contrato que, sin ellas no hubiera hecho.

Para que el dolo sea causa de anulabilidad del contrato se requiere:
  • Que el dolo sea grave, llevado a cabo, con la mala intención consciente y deliberada, de engañar a la otra parte.
  • El dolo ha de inducir a la otra parte a celebrar el contrato 
  • Que el dolo no haya sido empleado por las dos partes contratantes

VIOLENCIA

Hay violencia cuando para arrancar el consentimiento se emplea una fuerza irresistible.

Ejemplo: obligar físicamente a quien no sabe firmar a estampar su huella digital en un contrato escrito (firmar con el dedo)

INTIMIDACIÓN

Para que exista dicha intimidación es necesario:

  • Que la amenaza de que sea objeto una de las partes contratantes ha de ser de tal naturaleza que inspire a prestar un consentimiento inicialmente no deseado.
  • La amenaza ha de estribar en el anuncio de un mal inminente y grave.
La coacción al contratante ha de ser de entidad tal que influya en su ánimo induciéndole a emitir una declaración de voluntad no deseada y contraria a sus propios intereses.

ERROR

Se considera como una equivocación o falsa representación mental de algo.

Para que el error invalide el consentimiento:

  • Deberá recaer sobre la sustancia de la cosa que fuere objeto del contrato.
  • O sobre aquellas indicaciones de la misma que principalmente hubiesen dado motivo a celebrarlo
  • Se debe tratar de un error excusable, es decir, el contratante que incurre en el error debe acreditar haber ejercitado una diligencia normal en el conocimiento de los extremos propios del objeto del contrato y que, pese a ello no ha logrado superar la falsa representación mental en que ha incurrido.
  • Debe existir un nexo de causalidad entre el error sufrido y la celebración del contrato de forma tal que resulte exigible probar que dicho error es determinante. Esto es que de no haber existido error, no se habría llegado a la efectiva celebración del contrato.

Tipos de error:

  • De hecho, por ejemplo, un error en los motivos
  • De derecho, por ejemplo un error de cálculo

P.D. Si clicas en las palabras señaladas en rojo, comprobarás que son enlaces que te llevarán a otros post que te pueden ayudar a aclarar conceptos jurídicos.