OPONIBILIDAD E INOPONIBILIDAD

lunes, 2 de octubre de 2017

Cuando celebramos un negocio jurídico (por ejemplo una compraventa) puede:

Ser válido para las partes que lo celebran pero no para terceros interesados (en cuyo caso estaríamos hablando de inoponibilidad).

O puede ser válido tanto para las partes como para terceros interesados (en cuyo caso estaríamos hablando de oponibilidad).

Es decir si hablamos de inoponibilidad, esa compraventa no está protegida frente a terceros interesados.

Pero si hablamos de oponibilidad, esa compraventa si está protegida frente a terceros interesados.

Vamos a ver todo lo anterior con un ejemplo y verás que pronto lo entiendes.

Si compras un piso estás celebrando un negocio jurídico (compraventa).

En ese negocio jurídico intervienen dos partes, tú por un lado como comprador y el propietario del piso que sería el vendedor.

Pues bien, una vez celebrada la compraventa pueden ocurrir dos cosas:

Que inmediatamente después de comprar el piso, lo registres en el registro de la propiedad de bienes inmuebles, en cuyo caso daría lugar a la oponibilidad.

O que celebres la compraventa pero no llegues a inscribirlo en el registro, en cuyo caso daría lugar a la inoponibilidad.

¿Porqué?

Porque en el primer caso, es decir, en el supuesto más normal que lo registres, si un tercero quiere comprar ese piso no lo podrá hacer porque ya está registrado, lo cual quiere decir que es propiedad de otra persona (oponibilidad) y la ley te ampara a tí.

Sin embargo en el supuesto excepcional que realices la compra pero no la registres, sí puede llegar un tercero que inscriba antes que tú el piso y te prive de su dominio (inoponibilidad) porque al no registrarlo la ley no te ampara.

Es muy importante que entiendas que con la oponibilidad lo que se pretende es que los terceros interesados respeten la eficacia de ese negocio jurídico.

En el ejemplo que hemos visto tú como comprador del piso tenías la obligación de registrar la compraventa, si no lo haces no puedes exigir más tarde civilmente que la ley te ampare.

Como ves los términos oponibilidad e inoponibilidad simplemente se refiere a lo que siempre hemos estudiado como la eficacia o no que puede tener la celebración de un negocio jurídico frente a terceros, pero con términos más complicados.

Espero que con todo lo anterior se haya quedado un poquito más claro.

Un abrazo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.